Arxiu del blog

diumenge, 13 d’abril de 2008

Zapatero y Montilla acuerdan que Barcelona beba agua del río Ebre


La Plataforma en Defensa de l'Ebre (PDE) considera una 'traición' a les Terres de l'Ebre el proyecto de interconexión y define de 'trasvasista' el Govern de la Generalitat

Los gobiernos de Catalunya y de España han llegado a un acuerdo definitivo para conectar las redes de abastecimiento de agua de Tarragona y Barcelona, como solución, junto con otras medidas, para suministrar agua al área metropolitana en caso de que persista la sequía. Esta medida no es otra cosa que la prolongación del trasvase del Ebre hasta la capital catalana.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, confirmó ayer que la solución al problema «está muy avanzada», aunque no quiso precisar con exactitud en qué consiste el proyecto.

El acuerdo que aún no se ha hecho público, para enviar las aguas del Ebre a Barcelona, dejaría probablemente sin efecto el proyecto de captación del agua del Segre, que defendía en solitario el Govern.

Montilla explicó que el trasvase del río Segre era la «alternativa» del Ejecutivo que preside, «pero estábamos estudiando otras alternativas en colaboración con el Gobierno de España. Alternativas que también hicimos saber al jefe de la oposición».

«La concreción de una solución está muy avanzada y estoy convencido de que antes de finales de la semana que viene tendremos la formalización de un acuerdo entre los dos gobiernos sobre la base de un proyecto que será ejecutable en tiempo y permitirá garantizar el abastecimiento de agua de boca y evitar las restricciones en el otoño», subrayó Montilla.

Conexión desde Tarragona

La solución elegida por los gobiernos de Barcelona y Madrid, y rechazada por colectivos como el sindicato Unió de Pagesos, es utilizar el agua del Ebre para abastecer el área de Barcelona en caso de que no llueva antes del otoño. La medida consiste en transportar agua desde la ciudad de Tarragona por una tubería que discurrirá superficialmente y en paralelo a la autopista AP-7, para ahorrar en tiempo y en inversión económica.

La tubería cubrirá un tramo de unos 60 kilómetros entre Tarragona y la población de Olèrdola (Alt Penedès), donde se encuentra la conexión con la red del Ter-Llobregat, que suministra agua a Barcelona. El agua procederá del volumen -120 hectómetros cúbicos- que el Consorci d'Aigües de Tarragona compra cada año a los regantes del Ebre, que éstos tienen en concesión para riego. Unos 40 hectómetros sobrantes se destinarán a Barcelona.

'No' rotundo de los payeses

El coordinador de Unió de Pagesos del Camp de Tarragona, Josep Maria Coll, afirmó durante la concentración que el sindicato protagonizó ayer en Tarragona que de prolongarse el trasvase del Ebre hasta Barcelona «será una traición, ya que nadie ha hablado con nosotros». Recalcó que los profesionales del agro «no negamos el uso de agua de boca, pero sí que la que se envíe a Barcelona sea para la industria. Nosotros también formamos parte del tejido industrial».

El también dirigente de Unió de Pagesos, Pere Guinovart, se preguntó «cómo es posible que en el Camp de Tarragona haya restricciones, incluso a varios pueblos se les ha de llevar agua en camiones por que no tienen, y en Barcelona no se corte el agua ni una hora».

'Traición' a l'Ebre

La Plataforma en Defensa de l'Ebre (PDE) recibió el anuncio con indignación, «es una traición del Govern catalán a les Terres de l'Ebre» aseguró su portavoz, Manolo Tomàs, «se pretende incumplir el 'Compromís per l'Ebre' firmado por los partidos del actual gobierno donde se comprometieron a no ejecutar la interconexión de redes ni a prolongar el minitrasvase. Lo que tenemos, pues, es un gobierno trasvasista, lo del Segre ha sido un técnica de despiste, un engaño», denunció.

Tomàs recordó que en la última reunión celebrada con la Agència Catalana de l'Aigua (ACA) le aseguraron «que el proyecto de la interconexión quedaba desestimado porque los plazos de ejecución del proyecto eran demasiado largos». Visiblemente enojado por el anuncio, Tomàs aseguró que «no» existen excedentes de la concesión del CAT, «en primavera, verano,y otoño, Tarragona consume toda el agua de la concesión». Mañana o el martes, concluyó Tomàs, anunciarán las próximas acciones a desarrollar.

Una opinión bien distinta fue la expresada la misma tarde de ayer por el presidente de la Federació del PSC en las Terres de l'Ebre, Joan Sabaté. El ex alcalde de Tortosa se mostró partidario de utilizar los excedentes de la concesión del CAT, «estamos de acuerdo en llevar agua a las cuencas internas en casos de emergencia, como es el caso, siempre que ello no genere nuevos derechos sobre el agua ni se generen nuevas concesiones». En este sentido, Sabaté apuntó también la opción de negociar la cesión puntual de los derechos de los regantes a cambio de compensaciones para los agricultores.

Desde CiU, su presidente en las Terres de l'Ebre, Xavier Pallarès, denunció la política de los tres partidos de izquierdas «que antes nos calificaban de trasvasistas a nosotros y ahora ellos avalan este trasvase. Todo esto demuestra una falta de previsión del tripartito y el fracaso absoluto de la llamada nueva cultura del agua». CiU, repitió Pallarès, opta por el trasvase del Ródano. El Diari intentó sin éxito ponerse en contacto con ERC, que anunció esta semana en Tortosa su rechazo a la interconexión.

Font: Diari de Tarragona por A. Caralt/C. Gosálbez/efe