Arxiu del blog

dijous, 19 de juliol de 2007

Entrevista a Manuel Jiménez, Avui al Diari de Tarragona:


COSTA | jordi cabré
¿El retraso en la adjudicación del servicio de agua afectará al bolsillo de los torrenses?
–Los primeros perjudicados serán los vecinos de la calle Antoni Roig, que tenían asignada una ayuda de unos 300.000 euros para rebajar las contribuciones especiales de su peatonalización
A pesar del acuerdo con ERC y GIT, el gobierno tripartito seguirá en minoría (8 de 17). ¿Habrá estabilidad?
–Es indudable que nosotros no pensamos terminar la legislatura en minoría. Estamos abiertos a negociar e incorporar a otros grupos. Nunca hemos rechazado alcanzar un acuerdo con Alternativa Baix Gaià (ABG), porque ha sido nuestra prioridad la de repetir el último gobierno torrense.
¿Qué puntos les separan de un acuerdo con ABG?
–Son dos o tres cuestiones que tengo confianza en que se solventarán en un espacio corto de tiempo. Un tema era la postura sobre el plan parcial Muntanyans II, otro el sistema de gestión del agua, y el tercero el cambio de rol de unos concejales, que no aceptamos ni aceptaremos.
¿Están decepcionados con sus antiguos socios?
–Estamos decepcionados porque creo que por encima de los intereses de la ciudad se han primado los intereses de partido. Confío todavía en un acuerdo con ABG y me encantaría que el gobierno tuviera diez concejales con su entrada. Espero que reflexionen.
¿Y si al final no alcanzan el acuerdo deseado?
–Hay dos opciones: terminar con ocho y alcanzar acuerdos puntuales en aquellas cuestiones que requieran mayoría absoluta; o bien buscar otro socio.
¿Cómo plantean el inicio de la nueva legislatura?
–Tendremos dos retos clave: las ordenanzas fiscales y los presupuestos. Ambos requieren mayoría absoluta y habrá que llegar al consenso con la oposición para aprobarlos.
¿Aparte de estos aspectos económicos, qué debe activarse?
–Nos gustarÌa inaugurar la biblioteca municipal (Cal Llovet) antes de fin de año. En Septiembre nos entregan las obras, y luego hay que colocar los muebles y libros. También nos gustarÌa licitar el futuro teatro auditorio y poner en marcha los trámites para la piscina cubierta.
¿Cómo se debe solventar el asunto de la gestión del agua?
–Entiendo que se está haciendo política de un tema que requiere más coherencia. CiU, por ejemplo, ha cambiado de concejales en la nueva legislatura y su postura es totalmente opuesta a la de sus ex compañeros, que estaban a favor. ABG estuvo de acuerdo durante el proceso de elaboración de las bases y luego se desmarcó pidiendo una empresa pública cuando estaba todo encaminado. El concurso se hizo pensando en los beneficios que llegarán a Torredembarra. La firma ganadora debe contribuir con inversiones superiores a los 11,5 millones de euros para renovar alcantarillado, agua potable y red de pluviales, casi inexistentes en la ciudad; también daba más de 1,9 millones a fondo perdido para que el Ayuntamiento pudiera tener liquidez para proyectos inmediatos. Y sin olvidar que la empresa ganadora ponía casi 300.000 euros para la red de pluviales y saneamiento de la calle Antoni Roig.
¿Y con el retraso?
–La consecuencia más grave es que las obras de Antonio Roig, calle peatonal a la que le quedan sólo pequeños retoques, están casi terminadas, pero, sin haber aprobado la adjudicataria, la subvención de casi 300.000 euros no se plasmará y ello repercutirá en el bolsillo de los contribuyentes.
¿TodavÌa hay tiempo para soluciones alternativas?
–Se han solicitado subvenciones a la Generalitat para reducir al máximo el coste. El año pasado nos dieron 170.000 euros y ahora confiamos en otra partida que pudiera reducir aún más el gasto. Habrá que cruzar los dedos. Independientemente de las ayudas, intentaré en agosto convocar un pleno con las garantías de aprobar la adjudicación del servicio y que ello dé pie a lograr las contraprestaciones económicas a las que está sujeta la empresa. Y si es necesario un acto público para explicar al pueblo lo que hay en todo este embrollo, se convoca, y con total transparencia.