Arxiu del blog

divendres, 8 d’agost de 2008

És la fí dels fantasmes a Torredembarra?



En la mitologia popular de moltes cultures, els fantasmes (del grec φαντασμα, "aparició") o espectres són suposats esperits o ànimes desencarnades que es manifesten entre els vius de manera perceptible (per exemple, tomant una aparença visible, produint sons o olors o desplaçant objectes. ). La creença en fantasmes, testimoniada des dels primers textos escrits sumeris i egipcis, es troba estesa arreu en diverses versions. Estudis recents indiquen que molts occidentals creuen en fantasmes i en la vida després de la mort.
A occident, els fantasmes es concebeixen sovint com ànimes en pena que no poden trobar descans després de la mort i queden lligats entre el món dels vius i dels morts. La impossibilitat de trobar descans respon a una tasca que el difunt ha deixat pendent o inconclosa: així, pot tractar-se d'una víctima que reclama venjança o d'un criminal que per alguna raó (p.ex.: Haver estat soterrat amb símbols sagrats) veu diferit el seu ingrés en el purgatori o infern. Segons algunes confessions cristianes, els fantasmes habiten el limb, un lloc entre el cel i l'infern, on hi van les ànimes dels infants sense batejar.
A les civilitzacions orientals (com la civilització xinesa) molta gent creu en la reencarnació. Els fantasmes són aquelles ànimes que reutilitzen ser 'reciclades' perquè han deixat alguna tasca per acabar. Els exorcistes poden ajudar el fantasma i reencarnar-lo o fer-lo desaparèixer de l'existència. En la creença xinesa, a més de reencarnar, un fantasma pot també optar a la immortalitat, transformant-se en semidéu, o pot anar a l'infern i patir eternament. Pot, al cap i a la fi, morir de nou i convertir-se en "fantasma d'un fantasma".
En la major part de les cultures, les aparicions de fantasmes estan associades a una sensació de por. Alguns teòrics de la Nova Era racionalitzen la creença tradicional afirmant que els fantasmes són cúmuls d'energia negativa.

Font: veu FANTASMA a la Viquipèdia.

Fantasmes al contrapunt

Passin i vegin el castell de Torredembarra, on uns fantasmes semblen haver llençat una maledicció sobre el títol d'alcalde. Els tres últims han hagut de plegar enmig del mandat i no per raons agradables, després de cremar calculadores per fer majories. «Plantegem-nos quin és el problema, per molt normal i democràtic que diguem que és aquest ple», deia ahir el republicà Gerard Ciuró. Però és que el mateix misteri sembla instal·lat al cor de la política municipal, on el blanc i el negre ara es canvien com barrets segons les circumstàncies. En altres paraules, com un regidor no adscrit a Altafulla no és cap trànsfuga si deixa el seu partit i pacta amb el PSC, i com tres quilòmetres més enllà les coses canvien quan la no adscrita ve de les files socialistes. Potser sí que caldria fer cas al portaveu de l'ABG, Lluís Suñé, i que els partits aclareixin què volen fer de veritat amb el Pacte Antitransfuguisme.
I entre fantasmes i misteris li tocarà al nou govern torrenc batallar amb carrers sense acabar, concursos de l'aigua en dubte, i l'embolic de Muntanyans II, entre una muntanya més de temes. Segurament no els falta capacitat, però necessitaran molta sort.

A. PALOMARES. divendres, 8 d'agost de 2008 a: ELPUNT

10 comentaris:

El fantasma del castillo ha dit...

Me gusta el tema que has publicado, querido Mercade; Me siento comodo, con este temita y tu ironia es muy buena. Los ironicos y los imaginativos..son los mios; Pero la ironia, nada tiene que ver con la hipocresia y es precisamente, donde yo quiero ir a parar. Nuestro consistorio o castillo, no tiene problemas de fantasmas..¡NO!, ni mucho menos; Nuestro pueblo tiene graves problemas, por culpa de los hipocritas; Estos dicen, que quieren ayudar, pero no ayudan; Dicen, que quieren participar..pero no participan. Dicen que hay que sumar mas grupos y luego por detras, los vetan!. Que fingen y dicen, lo que en verdad no sienten; Esto tiene oto nombrea, a mas a mas, de hipocrita. En la enciclopedia esa que tienes, que sale lo de los fantasmas...tambien viene.

Yo publicaba ayer, precisamente en plan ironico, la insistencia de muchos grupos hoy en la oposicion, en poner todas las culpas, sobre la persona de Laura Pradeda..esa insistencia continua y cansina, no es la causa principal del desgobieno de nuestro pueblo; Ni una posible maldicion fantasmagorica en nuestro consistorio. Los errore son otros y yo empezaria por analizar.. Preguntandome..¿ en que tanto por ciento, tambien es culpa mia? ( grupos politicos). Salut y fuerza en el canutillo

Anònim ha dit...

Degut als constants atacs a la meva persona per part de un sector molt determinat d´ ABG Altafulla, i donat que s´está faltant constantment a la veritat i manipulant informació, he volgut adreçar aquesta carta.

Es parla del transfuguisme com tema estrella, quan en realitat deuríem de parlar d’Altafulla, però per fer cinc cèntims de tot plegat, independentment de lo que dictamini la comissió d´ experts a finals d´ any, hi han unes quantes coses que voldria puntualitzar.

En el moment que el Fèlix Alonso i el Francesc Farré em van demanar que integrés las seves llistes, ho vaig fer com a independent, i mai sota ICV o EUiA,

La meva sortida de ABG Altafulla va venir determinada per molts fets, però el detonant va ser veure com es negociava amb una formació política la seva entrada al Ajuntament, i si fos necessari fer possible la sortida del govern o be de ERC, o la meva preferentment, tal i com diu al seu blog personal la Marisa Méndez.

Tal i com ja he explicat en diverses ocasions, vaig sentir-me enganyat per aquest i mes fets, i a la vegada frustrat amb una política municipal totalment inexistent, no obstant, no entraré al drap de moment amb mes detalls, ja que no fa falta mes crispacions ni males maneres com malauradament vam veure tots al últim ple, i motivat un altre cop pels comentaris dels membres de ABG.

El cas d’Altafulla arriba a la comissió d´experts, només després de que la comissió de transfuguisme no hagi obtingut un acord en las seves postures, si hi hagués unanimitat com diuen, la comissió ja hagués dictaminat en un sentit o un altre...

No obstant, hi han tres fets clars en aquest assumpte, ni jo vaig signar la moció de censura, ni la vaig votar a favor, ni el meu vot va ser clau per donar majoria a lo que ara es govern, ja que el antic format per ABG-CIU-ERC, ja estava en minoria de 6 contra 5 regidors.

Tampoc he tingut cap premi de ningú com insinuen; em va demanar portar turisme per la meva trajectòria professional dintre d´ aquesta matèria, i així ho vaig fer.

Considero que qualsevol que es presenta com a regidor al Ajuntament d’Altafulla té el deure de treballar pel poble si així li demanen, Altafulla i Turisme es un binomi que porto molt dintre meu, visc al poble des de el 8 anys, i visc professionalment del turisme fa gairebé 20 anys.

Vaig entrar a la política municipal sense cap carnet de militant d´ Alternativa baix Gaià, ni molt menys d´ Esquerra Unida alternativa (EUiA), ni ICV. Es curiós veure las calumnies que fan ús fruit de la seva ràbia per perdre una alcaldia que haguessin mantingut, només amb una mica menys de arrogància, i una mica mes capacitat de negociació.
També es curiós veure com han fet que votar ABG Altafulla sigui igual que votar el comunisme mes dur de Esquerra Unida, i això al segle XXI, en plena globalització i revolució tecnològica.

Fa uns dies un diari provincial treia unes declaracions del EUiA (Esquerra unida i alternativa), on es desmarquen totalment d´ un regidor de ABG a Torredembarra (i aqui considero amic) per el cas de las seves desafortunades declaracions i vinyeta sobre Extremadura, al dir textualment: “aquest regidor no es militant d´EUiA, ja que es regidor de Torredembarra per ABG, com independent”,... com quedem Srs, per lo que els interessa si, i per lo que no interessa no tenen res a veure amb ABG?.... crec que sobren els comentaris....

Deixant de banda las males arts dels nostres amics d´ ABG, no entraré com pretenen al debat de crispació ni desqualificacions, tinc molt mes respecte pels vilatans d’Altafulla de lo ells tindran mai, i per lo tant, continuaré treballant com a regidor electe dintre d´ un consistori que, malgrat lo que ells voldrien, esta donant finalment la estabilitat que necessitava Altafulla.

Atentament,

Alejandro Francino
Regidor Turisme Ajuntament d’Altafulla

Francesc Mercadé ha dit...

La única veritat possible, amic Francino, és la següent: et vas presentar en les llistes d'ABG, la gent va votar ABG, i ara tú no treballes per l'ABG, jo d'això en dic transfuguisme. I a més hi ha una solució molt senzilla, si no estàs a gust amb la gent d'ABG, deixa l'acta de regidor al seu real posseidor: el següent membre de la llista d'ABG.
Aquesta veritat val per a tú, i també val per la trànsfuga Pradeda de Torredembarra.
I també val pel Senyor Sabaté, les coses del transfuguisme són iguals aquí i a Beijing. No val a dir que a Torredembarra hi ha trànsfuga prquè perjudica al PSC, i a Altafulla no n'hi ha perquè el PSC se'n beneficia. Senyor Sabaté que se li veu el llautó!
Amic Francino, si realment t'interessa la política, et recomano que t'apuntis ara a una llista o altra, recorda que encara ets un membre de la llista d'ABG, encara que tu ho rebutgis.
Un polític que no és ètic en aquests principis tant bàsics, difícilment pot ser un polític ètic.

Anònim ha dit...

Bona nit Francesc,

Esta clar que aquest tema no el veiem de igual manera, no obstant, transfuga o no(això ja es veurá, i no tenim que emetre juicis de valor) jo seguiré treballant en materia de turisme per el municipi,.. si us plau, no fiquis al Xavier sabaté en aquest tema, no te res a veure, i des de el meu prisma ell ha obrat sobradament be..

Vaig optar per el moviment que vaig fer al ser la alternativa molt dificil.. altafulla no era lo que sembalva (i tu ho saps molt be ja que vam xerrar molt sobre el tema, i sobre el comportament i actituts de algunes persones de ABG a alatfulla, vaig advertir sobre lo que pasaria al meu poble si seguiem amb la mateixa filosofia... vaig parlar també molt del tema amb el lluis.. comportaments, fets com el del bond beach, i uns altre mes escabrosos pero que mes val no anomenar feian que ABG Altafulla no fes els deures, i de fet, la politica inicial de transparencia,participació, informació, i defensa del territori fos un engany...

No vull fer comparacions amb el cas de torredembarra ja que son odiosas, i bastant tinc amb el nostre municipi, sempre es una llastima que tot acabi aixì, i la veritat sap greu la moció per molta gent que he conegut (bona gent), jo unicamnet puc i tinc que felicitar al nou govern i desitjar-los las millors de las gestions possibles, i molts éxits per Torredembarra.

No podem opinar si faltan dades sobre com s´han desarrollat els fets, i crec que desde unes sigles unicament els fets no es veuen amb objectivitat..

Sobre el meu futur politic.. bé, ja veurem, las precipitacions sempre han sigut molt dolentes, tinc temps per pensar, pero ara lo que mes importa es la gestió del dia a dia que faci en la meva regiduria, i la cohesió i estabilita que ofereixi al equip de govern, del que formo part.

Sobre lo que dius de donar el acte al següent de la llista, no es aixì Francesc, el acte ho dones quan es impossible per circunstancies continuar, pero mai al haver pasat el que va pasar, no considero que el següent de la llista de ABG sumes per altafulla, ell támpoc ja que va dimitir fa poc..

Per un altre banda, per donar-ho he de creure en el partit per el be del municipi.. ja que per molt que es digui, els pobles petits (el nostre ho é),la gent vota a la persona o no sigles, i encara que siguin llistes tancades, soc conscient de la gent que va votar ABg al veuem a mi a la llistes, i ABG Altafulla (encara que no sigui politicament correcte també ho és), tot això, i sapiguer que els mateixos de ABG Altafulla ( no tots, sino els que tu coneixes)m´estaven fent el llit va ser determinant per la meva decisió.

Per últim, vull felicitar-te per el teu blog, altafula confidencial a la meva manera d´entendre ha sentat un precedent positiu al anàlisis de la politica a Altafulla, tu també a torredembarra, es un blog molt actualizat i divers, això sempre es bó.

Finalment, i sobre la ética que tu demanes, si us plau, fes cinc céntims als que coordinan ABG Altafulla, cre que tinc molta mes ética i honestat de la que ells tindrán mai... pero com he dit, només son opinions...

Per lo demés, només saludar-te.

una abraçada.

Jano.

Francesc Mercadé ha dit...

Accepto i agaeixo tots el teus comentaris, Jano, però no els comparteixo. Si ho fés em pasaria com al Senyor Sabaté, que no veig perquè no el puc citar. En política s'ha de ser conseqüent, i tú no ho ets. Et vas presentar per ABG, i ja sabies qi era la gent d'ABG a Altafulla. Jo et conec més a tú que a ells. però com molt bé dius tú ceneixes millor el teu poble, no?. Si no éren el que tú créies ho podies haver denunciat, i encara esperem aquesta denúncia. Les hemeroteques n'estan plenes de trànsfugues bons i trànsfugues dolents, però tots tenen en comú el seu trasfuguisme. Aquest és un punt inacceptable i inadmissible. No tinc res més a dir sobre el teu tema, al marge de demanar-te formalment que tornis l'acta a l'ABG, encara que tinguis sobrats arguments que t'ho impedeixin. La teva honorabilitat política només la recuperaras amb aquest acte ètic.

Anònim ha dit...

LA TITULARIDAD PERSONAL DEL ESCAÑO O ACTA RECIBIO LA COBERTURA JURIDICA POR PARTE DE VARIAS SENTENCIAS DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL a raíz de la impugnación del artº 11.7 de la Ley de Elecciones Locales de 17 de julio de 1978. Estas sentencias, y en especial las 5/83 y 10/83, vienen a introducir un factor de mayor confusión en el esquema de la representación política al negar el papel central de los partidos políticos en el proceso de formación de la voluntad popular. La interpetación constitucional prevaleciente es que un individuo, una vez electo, es dueño de su escaño y, por consiguiente, puede marcharse libremente a otro partido distinto del que le presentó a las elecciones, sin que de ello se derive consideración alguna en cuanto al falseamiento del proceso de expresión real de la voluntad popular.

Saludos, y entre la aplicación de la ley la moralidad escojamos la primera, que la segunda se encarga otros estamentos.

UN FUERTE ABRAZO

Francesc Mercadé ha dit...

El Dr. Josep Maria Reniu y Vilamala de la Universidat de Vic, escriu sobre TRNSFUGUISME:

"Transfuguismo. Todos tenemos una idea aproximada de qué queremos decir cuando planteamos o usamos el concepto de tránsfuga referido a un individuo. Básicamente expresamos con ello una connotación de carácter negativo respecto del comportamiento de un individuo determinado ante una situación dada.
 Es un concepto, por tanto, cargado de una valoración moral que implicará un modus operandi particular por parte del sujeto del mismo. Dicho concepto ha tenido y tiene una significación especial en el caso de la política española por cuanto desde el período de la Restauración apareció y no dejó ya de constituirse como nota distintiva del sistema político español.
 Si bien podríamos aproximarnos al concepto desde la óptica más generalista, esto es, considerar el transfuguismo como mera acción crítica resultante de la evolución ideológica del individuo y por tanto exenta de valoración peyorativa, nuestro análisis se centrará en una consideración más restringida del concepto, puesto que nos centraremos en él como tipo de comportamiento político de un individuo que conlleva un acto de traición.
 El transfuguismo se nos presenta -en esta consideración restringida al campo de la vida política- como aquella forma de comportamiento en la que un individuo, caracterizado como representante popular democráticamente elegido, abandona la formación política en la que se encontraba para pasar a engrosar las filas de otra. Así hallamos una conexión clara y diáfana entre dicho comportamiento y la institución de la representación política, mecanismo sobre el que volveremos y que supone la clave de vuelta sobre la que los sistemas democráticos basan su funcionamiento.
 Como señalábamos anteriormente, el fenómeno del transfuguismo se ha erigido, por méritos propios, en un elemento característico del sistema político español. Con la Restauración canovista, en el que el sistema se hallaba diseñado sobre la ficción de la existencia de partidos políticos y de vida política con instrumentos asociados a tal fin -turnismo, caciquismo... , el transfuguismo cobró carta de naturaleza en cuanto que era el comportamiento indispensable para el perfecto engranaje del sistema.
 De esta forma podemos entender el uso de los conceptos usados entonces y que recoge el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua: volver, cambiar o mudar casasca y chaquetear. Hacen referencia -bajo nuestra óptica- al cambio de un individuo de un partido a su contrario, por lo que se justifica plenamente su uso en el contexto falsamente bipartidista de la Restauración.
 Así los tránsitos que se efectuaban tenían como puntos de origen y/o destino los partidos liberal-conservador y conservador-liberal, cuyas denominaciones ya demuestran de por sí el carácter de reversibilidad de los mismos.
 Tras dicho período, obviando las etapas de dictadura militar, el fenómeno aparecerá con todo su esplendor en la recuperación de las libertades democráticas a raíz del óbito del General Franco. En este momento ya podremos utilizar plenamente el concepto de transfuguismo, por cuanto que el mismo implica el paso de un representante de un partido a otro, lo que conlleva la existencia de varios partidos. Por ende, dichos cambios ya no se realizarán de un partido a su contrario, sino que los partidos receptores de los tránsfugas serán aquellos (en la mayoría de los casos) más próximos ideológicamente a los respectivos partidos de origen.
 La diferencia principal que se establece entre este comportamiento y el anterior practicado en la Restauración es el hecho de que se da en un contexto de representación política basada en el sufragio universal de todos los ciudadanos/as. Ello implica, a diferencia del caso anterior, que la democracia representativa se encuentra ante una amenaza que proviene de la utilización de sus propios mecanismos de funcionamiento y en especial del principal de ellos, la representación política.
 Si con anterioridad el comportamiento tránsfuga podía considerarse como una aberración fruto de un sistema corrupto, fictício y oligárquico, actualmente debemos reorientar nuestro análisis puesto que la traición de la que se sirve supone el agravamiento de la crisis de la representación política y, con ello, socava los cimientos de los sistemas democráticos actuales.
 Partimos de la consideración de que el tránsfuga no es mas que un ejemplo de traidor; un individuo que viola la fidelidad debida a los electores que lo han votado y al partido que lo ha presentado para, con el poder que reviste dicha designación, usarlo en beneficio propio. Pocos han sido los estudios respecto del fenómeno del comportamiento tránsfuga, por lo que adaptamos de Jeambar y Roucatte su reelaboración del concepto de traidor para aplicarlo al tránsfuga.
 Estos consideran la traición como "acto fundacional de la política", a la par que la definen como "...expresión política [...] de la flexibilidad, la adaptabilidad, el antidogmatismo; su objetivo es mantener los cimientos de la sociedad...", puesto que según ellos "no se gobierna una ciudad con leyes de bronce y principio eternos, salvo que se prefiera, como en Irán o en Libia, la tiranía al proceso democrático. Gobernar es ante todo traicionar."
 El carácter ultramoderno de la traición viene caracterizado por el establecimiento de un "sistema de traición" compuesto por un método, la libre competencia política; un estado de espíritu, el pragmatismo y una convicción, la defensa de los derechos individuales. De la combinación de ambos conceptos se desprende que el tránsfuga, guiado por su pragmatismo y la convicción de la necesaria defensa de los derechos individuales junto con el loable fín de mantener intactos los cimientos de la sociedad, rompe con quienes le proporcionaron los medios para su elección ("dogmáticos y tiránicos ellos") y con quienes lo eligieron como representante de la colectividad.
 Parece acertado entonces considerar al traidor/tránsfuga como un actor racional, que evalúa costes y beneficios y selecciona la opción más racional -esto es, la que maximiza sus beneficios y minimiza sus costes- en su comportamiento. La cuestión es que esta caracterización beatífica del traidor no puede ser sostenida por nosotros a la luz de los efectos que dicho comportamiento político provoca en el sistema político, por lo que es más apropiado calificar estos comportamientos como de traidor y/o corrupción política.
 Sus causas deberemos buscarlas en la crisis de la representación política unida al deficiente trato jurídico con que se abordan los casos de transfuguismo.
I.Crisis de la representación política. Resulta obvio reconocer el carácter dual de la relación existente entre representante y representado. Su principal aspecto radica en la existencia de tensiones originadas por el incumplimiento, por parte del primero, de la voluntad del segundo. La concepción medieval de la representación trataba de superar estas tensiones mediante dos instrumentos: los cuadernos de instrucciones y la revocabilidad del representante. Era el modelo conocido como mandato imperativo, en el que se aseguraba la eficaz promoción del conjunto de intereses de los representados quienes tenían, en la capacidad de revocación, su seguro contra cualquier desviación en la acción de su representante.
 La Revolución francesa romperá dicho esquema y con ello planteará las novedades que llevarán a posibilitar comportamientos como el que analizamos. Con el concepto de nación, y sus concrecciones en la soberanía nacional y la voluntad general, consolida los datos de que el representante deja de serlo del grupo que lo eligió, para pasar a serlo de la nación en su conjunto. Asimismo desaparece la relación específica entre representante y representados en el proceso de formación de la voluntad de la nación puesto que la reunión de los diputados en la Asamblea expresa directa y soberanamente la voluntad de la nación.
 Se sustituyen así los instrumentos de control medieval, en este mandato representativo, por sus contrarios, esto es, la no revocación del representante así como la desvinculación del mismo respecto de sus representados gracias a la ficción de la representación nacional.
 La evolución de las sociedades y la extensión del sufragio hace inevitable, parafraseando a Sartori, la articulación de un instrumento para hacer manejables cifras que no lo son. Los partidos políticos se convierten así en el centro del proceso político y la representación adquiere una doble función: vertebrar estas sociedades plurales y complejas y legitimarlas vía consenso mayoritario.
 Pero el punto de interés se sitúa para nosotros en el cortocircuito que provocan dichos partidos al situarse entre la esfera de gobierno (representantes) y la esfera de la ciudadanía (representados), dando como resultado la existencia de una doble relación: entre representados (caracterizados como electores) y el partido; y entre el partido y los representantes. Asi el tránsfuga se caracteriza como un diós Jano de la representación política, a la que opta por desvirtuar cuestionando el centro de la misma, esto es, el mandato representativo.
 En este sentido han ido tomando cuerpo nuevos conceptos que pretenden reflejar los efectos causados por la aparición y centralidad de los partidos políticos. Se habla así de la existencia del mandato ideológico, del mandato de partido y del pseudomandato imperativo de partido, apuntándose genéricamente hacia la sustitución, por los programas electorales, de los antiguos cuadernos de instrucciones típicos del mandato imperativo.
 Esto es así en la medida que, aunque nuestro ordenamiento jurídico prohíbe expresamente la existencia del mandato impertativo (artº 67.2 de la Constitución Española), la representación política se articula a través de los partidos políticos. El funcionamiento institucional descansa en ellos, en razón de lo establecido por la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) en sus artículos 43 a 48, según los cuales son los partidos quienes designan a los candidatos y los incluyen en las listas, cerradas y bloqueadas, que deberán votar los electores. A ello debemos añadir lo establecido en la Ley Orgánica de Financiación de los Partidos Políticos (LOFPP), de la que se desprende que son éstos quienes proporcionan a los candidatos los medios -humanos y materiales- que les permiten su elección. Con posterioridad el Estado se encarga de reembolsar al partido dichos gastos en función de los votos y escaños obtenidos.
 Como resultado obtenemos la quiebra del mandato representativo, puesto que se hurta a los representados la potestad de control expresada en la concepción de la representación como "responsiveness", a través de la potestad del partido para la confección de las candidaturas.
II.El contexto jurídico y las causas del transfuguismo. De ese contexto de crisis de la representación política, en especial del mandato representativo, se desprenden una serie de contradicciones que se plantean en el ámbito jurídico, teniendo como resultado la permisividad de las conductas de traición. Identificamos la escisión o disolución de un partido durante el transcurso de la legislatura, las exigencias de los partidos a sus diputados de la dimisión en blanco, la democracia interna de los partidos políticos y, finalmente, la determinación jurídica de la titularidad de los escaños.
 En cuanto a la primera de dichas contradicciones, ofrece escasa problemática jurídica por cuanto que la escisión de un partido no es una causa del transfuguismo sino, en todo caso, uno de sus efectos. En cuanto a la disolución de un partido anticipemos que la regulación jurídica de la titularidad de los escaños permite que los diputados de dicho partido los conserven.
 Respecto de las sanciones y las exigencias de dimisión en blanco -esto es, firmada pero sin fechar-  el tratamiento jurídico es distinto, por cuanto que jurídicamente un partido puede sancionar a un militante indisciplinado amparándose en una amplia tipología de discrepancias, si bien jurídicamente es inadmisible la imposición de multas o la exigencia de la dimisión en blanco. Esta, además, ha caído en desuso por su irrelevancia jurídica, dado que queda sin efecto ante una declaración expresa en sentido contrario por parte del diputado, senador o concejal.
 Mayor complejidad presenta el estudio de la democracia interna en el seno de los partidos políticos. Son varias las críticas a la su regulación actual en España, y siguiendo a Hirschmann podemos señalar que la prohibición de la existencia de corrientes organizadas tiene una incidencia directa y notable en el desarrollo del transfuguismo, en tanto que se cierran los canales a la voz, por lo que únicamente puede optarse por la salida o la lealtad.
 Pero toda la polémica analizada se reconduce al argumento jurídico que consagra las prácticas del transfuguismo: la titularidad personal de escaño. Ninguno de los argumentos anteriores tiene la suficiente fuerza como para superar el desfase existente entre realidad política y norma jurídica.
 La titularidad personal del escaño recibió la cobertura jurídica por parte de varias sentencias del Tribunal Constitucional a raíz de la impugnación del artº 11.7 de la Ley de Elecciones Locales de 17 de julio de 1978. Estas sentencias, y en especial las 5/83 y 10/83, vienen a introducir un factor de mayor confusión en el esquema de la representación política al negar el papel central de los partidos políticos en el proceso de formación de la voluntad popular. La interpetación constitucional prevaleciente es que un individuo, una vez electo, es dueño de su escaño y, por consiguiente, puede marcharse libremente a otro partido distinto del que le presentó a las elecciones, sin que de ello se derive consideración alguna en cuanto al falseamiento del proceso de expresión real de la voluntad popular.
 Esta interpretación supone, por tanto, la cobertura jurídica perfecta para el transfuguismo, en tanto que dicho comportamiento aparece como jurídicamente irreprochable e inatacable, con lo que la única crítica que cabe hacer es de índole moral.
 Pero además podemos analizar el comportamiento de los tránsfugas desde su óptica de racionalidad interna, esto es, aceptando la consideración del tránsfuga/traidor como actor racional aplicarle los presupuestos teóricos olsonianos y definirle como "free-raider" o gorrón.
 Bajo dicha óptica, la minimización de costes se efectúa gracias al papel predominante de los partidos políticos en el sistema político y, principalmente, por la cobertura jurídica derivada de las Sentencias del Tribunal Constitucional. El tránsfuga/gorrón se beneficia así de toda una infraestructura organizativa y de los recursos dedicados a la campaña electoral por el partido, asegurándose de esta forma la elección. Los costes parlamentarios, única posible traba a su actuación -a nivel nacional- sólo consisten en el establecimiento de dificultades en su adscripción a grupos parlamentarios distintos al formado por su partido, obligándole a incorporarse al grupo mixto, con lo que dichos costes resultan mínimos.
 Y resultan tan mínimos que casi son inexistentes, puesto que el Grupo Mixto se ha constituído, desde la restauración de las libertades democráticas en España, en una estación de paso en el tránsito de un partido a otro. Así, de 170 movimientos totales habidos desde 1977 hasta 1989 -correspondientes a 87 tránsfugas- únicamente 30 (el 17%) tuvieron como destino único y/o final el Grupo Mixto.
 No contentos con esta favorable regulación, se creó una figura potenciadora del transfuguismo: las agrupaciones de diputados en el seno del Grupo Mixto, con las mismas competencias que los grupos parlamentarios. El transfuguismo resultante tiene unos rasgos cualitativamente diferenciales, puesto que el free-raider del que hablábamos pasa a poder ser colectivo, puesto que coaliciones electorales pueden desmembrarse en su acceso al Parlamento, tal y como sucedió con los diputados electos del Partido Demócrata Popular y del Partido Liberal -coaligados con Alianza Popular en la Coalición Popular- que aprovechando dicha regulación constituyeron sendas agrupaciones de diputados en el Grupo Mixto.
 Es ésta quizá la muestra más clara del fraude, estafa y traición que el transfuguismo supone cara a los representados, puesto que éstos no tienen posibilidad alguna de reclamar ante el engaño sufrido al haber votado a una coalición rota justo después de la obtención del mandato popular.
 Gracias a estos mecanismos jurídico-parlamentarios el tránsfuga/traidor/gorrón -individual o colectivo- consigue reducir los costes de la acción y aumentar las expectativas de beneficio, con el consiguiente reforzamiento en las motivaciones. Tipificar éstas sería un ensayo de subjetividad pero no por ello parece menos claro que uno de los motivos del tránsfuga sea mejorar sus expectativas de futuro apoyando con su voto al partido en el poder. Esas loables intenciones que veíamos con Jeambar y Roucatte no serían así más que cortinas de humo que ocultarían, tal y como señala Colomer, "el deseo de mejorar sus expectativas, ya que suelen abandonar grupos que en su opinión les ofrecen pocas garantías para llevar a cabo sus políticas preferidas, facilitarles el acceso a cargos o permitirles la reelección".
 Este planteamiento nos lleva a preguntarnos por la cultura política de nuestros representantes, y más cuando salimos de un período de dictadura militar y cultura autoritaria. Los datos al respecto son claros. A nivel general -y centrado el estudio en el Congreso de los Diputados- hallamos dos modelos distintos de cultura de partido, que lógicamente se derivan de dos modos distintos de sufrir a los tránsfugas. Los partidos de izquierda se caracterizan por una mayor cohesión ideológica interna y un grado de disciplina mayor. Debido a sus incentivos colectivos -el fuerte grado de ideologización interna en el Partido Comunista de España o Izquierda Unida- y selectivos -ostentar el poder por parte del Partido Socialista Obrero Español-, presentan menor número de tránsfugas: únicamente contabilizamos 8 (que representan un 9% del total de 87), con un único tránsito más allá del Grupo Mixto.
 El caso del centro-derecha es radicalmente distinto. Al provenir sus recursos humanos de la etapa autoritaria anterior, tanto la Unión de Centro Democrático como Coalición Popular, se caracterizaron por su carácter poco cohesionado ideológicamente, al mismo tiempo que sus estructuras organizativas respondían a un modelo polisinodial, con distintos barones -con sus respectivas clientelas- luchando por el poder intrapartidista. Estas luchas provocan innumerables salidas (78 tránsfugas, un 91% del total), destacando el constante goteo de tránsfugas sufrido por la U.C.D. durante su gobierno en minoría que le obligó -entre otras causas- a convocar elecciones anticipadas en 1982 y a afrontar el inicio de su desaparición.
 Este comportamiento supone, en resumen, una estafa política que afecta directamente al sistema político en su conjunto, en cuanto que falsea la representación política, tanto en su sentido estricto como en cuanto a la representatividad de las decisiones adoptadas por los poderes públicos -esto es, la gobernabilidad- pero al que no podemos atacar por hallarse jurídicamente respaldado. Unicamente nos cabe denunciar dichos comportamientos al mismo tiempo que desarrollar una labor educativa en lo político para que el conjunto de los ciudadanos sea lo suficientemente críticos como para impedir con su voto dicho fenómeno."

Anònim ha dit...

Sr. Mercade, m'agradaria saber la seva opinio vers el nomanament de la Toda com a regidora d'Urbanisme i Medi Ambient.

Gracies,

Anònim ha dit...

http://www.europapress.es/nacional/noticia-pp-no-acepta-lecciones-transfuguismo-psoe-porque-incumplido-reiteradamente-pacto-20080730151856.html

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS)

EL PP NO ACEPTA "LECCIONES SOBRE TRANSFUGUISMO DEl PSOE" PORQUE "HA INCUMPLIDO REITERADAMENTE EL PACTO"


El coordinador de Política Autonómica y Local del PP, Juan Manuel Moreno, afirmó hoy que el Partido Popular no va a aceptar "lecciones sobre transfuguismo" por parte del PSOE, ya que los socialistas "han incumplido reiteradamente el pacto" y "han puesto un monumento al transfuguismo en todos los rincones de España".

En declaraciones a Europa Press, Moreno respondía así a la acusación vertida ayer por el secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Antonio Hernando, quien afirmaba que el PP pretende quebrantar el Pacto Antitransfuguismo en Denia. "El Partido Socialista habla de transfuguismo para tapar sus propias vergüenzas e incumplimiento en esta materia y acusando irresponsablemente al PP", declaró.

Asimismo, Moreno instó al Gobierno a explicar "cómo durante tres años permitió que la Diputación de Almería fuese gobernada por tres tránsfugas", y, recordó que el PSOE no actuó en el municipio de Jabugo (Huelva) "a pesar de la denuncia unánime de todos los miembros de la comisión de seguimiento del Pacto Antitransfuguismo".

Además, "en la anterior legislatura del PSOE, mediante pactos con tránsfugas, ha cambiado la voluntad de 867.355 habitantes", apuntó, al tiempo que recalcó que el PP sólo los modificó a "65.517 personas".

Por último, reiteró que el Partido Popular no va a aceptar, "por ninguna de las maneras", que el "campeón de los incumplimientos del Pacto Antitransfuguismo" dé lecciones, "ni al PP ni a nadie sobre los compromisos en esta materia".

Francesc Mercadé ha dit...

No en tinc encara una opinió formada, ja que portem pocs dies des de l'elecció del nou alcalde. Però el que puc avançar-li és que a diferència del seu antecssor, serà una regidora durbanisme que intentarà posar solució al cas Muntanyans II. També crec que intentarà posar odre en el departament d'urbanisme municipal. També crec que davant l'ombra de la prevaricació actuarà de forma correcta en la seva àrea. No sé si és la millor persona pel càrrec, però espero de la Maria Dolors Toda més transparència i més participació del que hem vis que ha estat capaç de donar el Ramon Ripoll. Nosaltres, li puc assegurar, estarem observant el seu treball des de l'oposoció constructiva i responsable.